EL ESPACIO DE LA GEOGRAFÍA

Instituto de Formación Docente "Prof. Agustín Gómez"

Muro de Berlín

Posted by Amalia Cáceres en noviembre 2, 2009

El 9 de noviembre de 1989 cayó el muro de Berlín, símbolo de la lucha entre el capitalismo y el socialismo en Europa; la confrontación que dutante 50 años mantuvieron las mayores potencias del Siglo XX: Estados Unidos y la Unión Soviética. Estados Unidos lideraba el capitalismo y la Unión Soviética defendía los ideales de una sociedad igualitaria donde los medios de producción eran de propiedad social y no privada.

Berlín fue, durante décadas, el escenario privilegiado de esa confrontación ideológica. El derrumbe del Muro fue entonces no sólo la señal inequívoca de que el socialismo había fracasado sino también de que el mundo bipolar hasta entonces conocido desaparecía para siempre. El proceso –muy veloz y asombrosamente poco violento– duró apenas dos años, hasta el 26 de diciembre de 1991, día de la desaparición formal de la Unión Soviética.

Los cambios habían empezado varios años antes. El ex presidente norteamericano, Ronald Reagan, conservador y belicista, había decidido poner fin al empate de fuerzas o “equilibrio del terror”, una receta perversa que funcionó, durante la Guerra Fría, como una fórmula de paz. Norteamericanos y soviéticos sabían que el poderío espacial y armamentístico de ambos era de tal magnitud que el ataque de uno y la respuesta del otro implicaban el aniquilamiento del planeta. Esta conciencia los llevó a una situación paradojal: ambos tenían un poder extraordinario, pero no podían usarlo.

En 1983, Reagan buscó modificar la correlación de fuerzas con un megaprograma militarista basado en tres acciones: plantar, en Europa, misiles que apuntaban a Moscú; autorizar la intervención militar para derrocar gobiernos socialistas en el Tercer Mundo e impulsar la construcción de un complejo sistema de escudos espaciales para repeler misiles, llamado popularmente “Guerra de las Galaxias”. Este proyecto aunque delirante marcó, en cierta forma, las limitaciones industriales y tecnológicas de los soviéticos.

Cuando Mijail Gorbachov llegó al poder en 1985 puso en marcha un amplio programa de reestructuración política y económica (glasnost y perestroika) para democratizar el país y sacarlo del atraso y del estancamiento económico.

Atento a los pedidos de una sociedad que quería cambios, Gorbachov puso fin al monopolio del poder del Partido; liberó disidentes y, en política exterior, abandonó la vieja aspiración soviética de exportar la revolución al resto del mundo y de intervenir en los países de Europa del Este.

Fue la influencia de estos cambios y los problemas internos del socialismo (y no la astucia occidental) lo que determinó el derrumbe del Muro y de la URSS. Tanto los alemanes como los soviéticos y todos los socialistas de la Europa Oriental sentían –para decirlo con palabras de Gorbachov– “que el modelo estaba moral y políticamente agotado”. Querían elegir su propio credo, poder viajar al exterior, tener un régimen multipartidista y libertad de expresión.

En ese marco, la “perestroika” asomaba como una vía rápida hacia esos cambios. Así lo vivían miles de jóvenes alemanes orientales el 7 de octubre de 1989 cuando aclamaban “¡Gorbi, Gorbi!” al líder soviético que festejaba, en un palco, junto a su par alemán, Erich Honecker, el 40 aniversario de la fundación de la RDA.

El mensaje de Gorbachov sobre la libertad de cada país de elegir su propio destino había sido atentamente escuchado por Polonia y Hungría.Varsovia llamó a elecciones libres con la participación del opositor Solidaridad y Budapest abrió las fronteras con Austria.

Este último hecho fue fundamental en la cadena de sucesos que culminó con la caída del Muro. Aquel 1989 (alentados por George Bush padre, que había asumido en enero y prometía ayuda a quienes “eligieran la democracia”), cientos de alemanes orientales pedían asilo diariamente en la embajada de la República Federal de Alemania en Budapest para luego pasar desde allí a Occidente.

El éxodo masivo era un escándalo y sólo terminó, o mejor dicho cambió de dirección, cuando el 9 de noviembre la RDA comunicó oficialmente que se permitía viajar al extranjero “sin requisitos especiales”. Miles de alemanes se agolparon entonces a cada lado del muro, brindaron con champán, se abrazaron y bailaron formando una cadena humana inolvidable. Fue el principio del fin de la bipolaridad y de muchos sueños, dolores y utopías. Aquel día empezó a morir el mundo del pleno empleo, el de los Estados protectores, el del ateísmo por decreto, el de las dictaduras del proletariado y los experimentos colectivistas.

El concepto decimonónico de “progreso” quedó fuertemente cuestionado y se desbarató el “equilibrio del terror”, ya que EE.UU. emergía como única potencia. El mundo conocido hasta entonces había dejado de existir y eran necesarias nuevas herramientas interpretativas, nuevas palabras y hasta otra lógica que hiciera intelegible y expresara esa naciente etapa histórica. Gradualmente, surgió un nuevo modelo con otros pesares y otros sueños.

A la revolución comunista le siguió la restauración conservadora. De la mano del “nuevo orden internacional” proclamado por George H. W. Bush llegaron la flexibilidad laboral, las privatizaciones, el reverdecer de la religiosidad y la búsqueda sin códigos del progreso individual y del éxito.

En el plano militar, EE.UU., como superpotencia vencedora, lejos de propiciar el desarme mundial reorientó sus propios principios (y los de la OTAN, la organización que incluye los ejércitos de las potencias capitalistas) hacia la “doctrina de agresión positiva” y la “guerra preventiva” por la que el Pentágono puede atacar en cualquier momento y en cualquier lugar aquello que represente una supuesta amenaza contra la seguridad norteamericana.

En cuanto a los partidos políticos de izquierda, ante el fracaso socialista, entraron en perplejidad, abandonaron sus banderas y buscaron sobrevivir acercándose a la centroderecha.

Hoy la cultura partidaria y la representación política atraviesa –sobre todo en Occidente– una de sus crisis más profundas. En el plano económico, con la globalización y las deslocalizaciones de las grandes empresas, el mundo se volvió ancho y ajeno. La ruleta financiera brilló por encima de la economía real provocando otra crisis todavía no resuelta.

Con Internet, el mundo postmuro y postsoviético tomó conciencia de su unidad y se intercomunicó como nunca antes. Hay mayor acceso a la democracia y a la libertad. Pero también se convirtió en un mundo mucho más injusto, más peligroso y menos protector. La actual crisis social es escandalosa. Sólo basta una cifra: hoy hay mil millones de personas –una cada seis– que padecen hambre en la Tierra.

El proceso de imposición del nuevo modelo hegemónico norteamericano atraviesa tres etapas más o menos diferenciadas. La primera, de expansión del modelo norteamericano de democracia representativa y economía de mercado en el resto del planeta. La segunda, de consolidación de la influencia –sobre todo a través del poderío militar– en las zonas que habían estado bajo influencia soviética (Afganistán, Asia Central, Cáucaso, Europa Oriental). La tercera, en curso, es la declinación del mundo unipolar y la emergencia paulatina de varias potencias intermedias –la más importante, China– en la toma de decisiones mundiales.

El ex presidente Bill Clinton fue el más eficiente ejecutor de la primera etapa. Los organismos internacionales como el FMI y el Banco Mundial (con un combo que incluía préstamos y una receta neoliberal de aplicación obligatoria) funcionaron como las herramientas más perfectas de presión y a veces, según admitió el Premio Nobel Joseph Stiglitz, de extorsión para que el mundo se uniformara detrás de la democracia y el neoliberalismo.

Rusia y casi todos los países ex socialistas de Europa, ansiosos de capitalismo, se reciclaron con celeridad. Los gobiernos que no lo hicieron fueron derrocados por levantamientos populares (Milosevic, 1997) o “revoluciones de colores” (Shevardnadze, 2003) en muchos casos por líderes opositores financiados por Occidente.

A fines de los 90, un movimiento de jóvenes de diversas ideologías conocidos como “antiglobalización” comenzó a rechazar el neoliberalismo. Protestaban contra el pensamiento único impuesto por EE. UU., por la precariedad laboral, la pobreza y la degradación del medio ambiente. Gritaban sus reclamos en cada cumbre de los líderes más poderosos del mundo, quienes empezaron a reunirse en castillos inexpugnables o en transatlánticos en altamar. Todo cambió el 11 de Septiembre.

El segundo período abarca la presidencia de Bush Jr. y es netamente militarista. Se difunde ampliamente la noticia (posteriormente confirmada como errónea) de que el poder bélico de EE. UU. le permitía librar dos guerras simultáneas y salir victorioso en ambas. Se producen las invasiones a Afganistán (2001) e Irak (2003). Washington amplía su poder militar en Oriente Medio y Asia. La OTAN cambia su doctrina de defensiva a ofensiva.

EE.UU. adopta la “doctrina de la guerra preventiva” e internamente recorta la libertad de los derechos civiles de sus ciudadanos.

La etapa de la declinación es consecuencia de estas decisiones de post Guerra Fría. Las guerras (en las que hubo prácticas ilegales como la tortura) minaron el liderazgo y credibilidad de EE. UU. ante el mundo.

Las políticas económicas y la desregulación financiera sin control provocaron la actual crisis financiera y la pérdida de su poder económico. Hoy la Guerra Fría y sus actores han quedado definitivamente atrás. Y el mundo lentamente se prepara para nuevos desafíos desconocidos.

Fuente: Clarín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: